David Valdés

Restauración de unos timbales barrocos.

Algunos ya conocéis mis timbales barrocos y me habéis preguntado al respecto, así que el artículo de hoy tratará sobre su proceso de restauración.
 
© David Valdés
© David Valdés

Éste es el estado original de los timbales. Las calderas estaban ennegrecidas por la suciedad, los parches agujereados, las partes metálicas sin brillo, la pintura saltada… Claramente necesitaban una restauración a fondo.

© David Valdés
© David Valdés
El primer trabajo consistió en reparar las calderas. Para ello quité los parches, aros, todos los apliques y las dejé desnudas (obsérvese la diferencia entre las partes cubiertas y las expuestas a los elementos).
© David Valdés
© David Valdés

Quité todas las abolladuras e imperfecciones con un martillo de goma y, una vez completamente lisas, las limpié con un producto desoxidante que apliqué con una muñeca de metal 000. La foto muestra una de las calderas en mitad del proceso.

© David Valdés

Una vez limpia la pulí con ayuda de una muñeca de algodón acoplada a un taladro. A continuación retiré todo resto de productos limpiadores con agua y jabón y le di una mano de laca protectora en spray. Este tratamiento añade más brillo y protege los instrumentos de ralladuras y óxido. La foto muestra la diferencia entre una caldera ya acabada y otra en su estado original.

© David Valdés
El siguiente paso consistió en reparar los apliques y partes doradas (¡que eran doradas sólo lo supe una vez estuvieron limpias!).
© David Valdés
© David Valdés

Sumergí las piezas durante un día en un líquido desoxidante y después las pulí. Este pulido les devolvió su precioso brillo original.

© David Valdés
La pintura de los aros no se encontraba en buen estado. Quité todos los restos de con un cepillo de metal y los pulí.
© David Valdés
© David Valdés

Después les di varias capas de pintura negra en spray para imitar el acabado a pistola.

© David Valdés
© David Valdés

Una vez reparadas todas las piezas fui montando de nuevo los timbales.

© David Valdés

Los arillos originales sobre los que se montaban los parches eran de madera y estaban en muy mal estado (deformados y astillados). Los sustituí por unos de metal que me hizo a medida un artesano. Sobre ellos monté parches “SuperKalfo” de piel natural (ternera).

© David Valdés

Para evitar el contacto directo entre las piezas de metal puse unas arandelas de cuero entre las llaves de afinación y el contraaro (flecha roja en la foto inferior). Así también se facilita el giro de las llaves.

© David Valdés
Originalmente, estos timbales tenían unas patas retráctiles (similares a la de un violoncello). Además de ser poco prácticas no me gustaban nada, así que decidí construir unos “quadpods” tradicionales. Para ello perforé un cilindro metálico cada 90º y en esos agujeros introduje varilla roscada, que soldé para formar una cruceta (+).
© David Valdés

Corté dos barras de cortina en ocho fragmentos y agujeré cada uno de ellos en su centro y las monté en la cruceta descrita anteriormente. Para evitar ruidos forré las partes móviles con fieltro de piano. También añadí fieltro adhesivo sobre las barras en las partes sobre la que reposan los timbales. Los soportes se pueden plegar y mantener en posición gracias a las tuercas de mariposa.

© David Valdés
© David Valdés

Este es el resultado final  una vez acabado el proceso de restauración.

© David Valdés

Como detalle final, encargué unas fundas blandas a medida a Ortolá y unas “flight cases”, también a medida, a Z Custom Cases.

© David Valdés
© David Valdés

Podéis escuchar estos timbales  a continuación. Se trata del “Dies Irae” del “Requiem” de Mozart y toco con la Orquesta Sinfónica de Gijón dirigida por Óliver Díaz. Fue grabado en directo el 23 de marzo de 2007 en el Teatro Jovellanos y se editó en un CD recopilatorio llamado “Gijón DNOTA 2007”.

album-art
"Requiem" - "Dies Irae"

 

…et in Arcadia ego.

© David Valdés